El Poliestireno Expandido aparece en el mercado en la década del 50 habiéndose extendido su uso en todo el mundo sobre todo en los países mas desarrollados muy rápidamente.
   La construcción actual debe ser echa con miras al futuro en el cual será preponderante el ahorro de energía y la protección contra ruidos exteriores.
   En la actualidad en los países industrializados se regulan con disposiciones legales, no existiendo variaciones entre los países con climas fríos y los de climas cálidos; esto se debe a que el gasto energético es similar en ambos casos, pues en un caso hay que calefaccionar y en el otro hay que refrigerar. El Poliestireno Expandido, debido a sus excelentes propiedades para la aislación térmica y acústica juega un papel preponderante en la construcción.
   La creciente preocupación por el medio ambiente y la disminución del espacio en tiraderos de basura ha dirigido erróneamente la atención de la gente, y en especial de los ecologistas, hacia los plásticos, incluyendo al Poliestireno Expandido (EPS).
   El Poliestireno Expandido es un plástico espumado valioso por sus características.
   El 98% de su contenido es aire. Es aislante térmico, aislante acústico, es muy ligero, absorbe impactos y es químicamente inerte. Estas propiedades lo han hecho el material ideal para empacar una gran variedad de productos como componentes electrónicos, computadoras, electrodomésticos, alimentos, órganos para transplantes, y cualquier objeto que requiera de sus características para ser empacado y/o transportado.
   El EPS ha sido ampliamente criticado como uno de los mayores contribuyentes a la crisis de los tiraderos de basura, pero se ha demostrado el EPS representa solo una pequeña parte de los deshechos. Por peso representa el 0.4% y por volúmen alcanza el 1.9% de los desechos que llegan a los tiraderos.
   El EPS no es biodegradable. No se rompe, no se descompone, no se desintegra, y no desaparece en el ambiente. Esto lo hace un producto que no es perjudicial para el ambiente, ya que se ha comprobado que los materiales biodegradables no solo tardan años en lograr este proceso, sino que cuando se biodegradan contaminan capas del suelo, subsuelo y finalmente los mantos acuíferos.
   El Poliestireno, al no ser biodegradable no contamina, y por ser tan vistoso, es fácil detectarlo en un basurero o algún lugar donde este tirado y separarlo para posteriormente reciclarlo. 

  El EPS: No emite gases ni en su proceso ni durante su vida, por lo que no daña la capa de ozono. No es un producto como el cartón o papel que requieren de talar árboles para su proceso, por lo que no promueve la deforestación de bosques. Requiere mucho menos energía en su proceso que otros productos como cartón y papel. Es reutilizable una vez procesado y reciclable cuando ya no es útil para su fin, a un bajo costo.

Inicio